Para disfrutar de un día estupendo de playa hay que pensar en la sombrilla y la crema solar para protegernos de los rayos del sol, pero también es importante no olvidar una nevera con agua fría y un buen menú playero si nuestra intención es ir a pasar todo el día en la arena.

Una buena sopa fría tipo gazpacho o salmorejo puede ser una estupenda elección como primer plato. En el supermercado podemos encontrar pequeños tetrabricks individuales muy cómodos de llevar. Si preferimos algo más personal, siempre podemos prepararlo casero.

Una ensalada también puede ser una propuesta muy cómoda y saludable. Incluso podemos tener en el mismo tupper las verduras y/o hidratos de carbono junto con la proteína, ingredientes indispensables para tomar una comida equilibrada y completa. Por ejemplo podemos elaborar una ensalada de garbanzos y pollo, lentejas con atún o pasta con queso fresco, tomate y orégano.

Si lo que buscamos es la máxima comodidad siempre podemos elaborar un sándwich o un bocadillo, evitando mayonesas o salsas, ya que se pueden estropear debido a las altas temperaturas. De postre una fruta, una macedonia o bien un batido a base de nuestras frutas preferidas, incluso añadiendo un yogur para darle más sabor y textura.

submarine-sandwich-702802_640

Comer fuera de casa o en la playa no es sinónimo de comer mal, si planificamos nuestro menú y lo elaboramos previamente podemos disfrutar de un día de sol sin preocuparnos por nuestro peso.

De lo que sí debemos preocuparnos es de evitar un golpe de calor. Si la temperatura ambiental supera los 45 grados, practicamos mucho deporte y apenas bebemos agua podemos llegar a marearnos e incluso llegar a desmayarnos.