Los ácidos grasos Omega 3 son un tipo de grasa que ayuda a disminuir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Este nutriente lo encontramos de manera natural en el pescado azul como el salmón, la sardina o el atún y en algunos moluscos. También está presente, pero en menor proporción, en frutos secos como las nueces. En la siguiente tabla podéis ver los pescados con mayor cantidad de Omega 3.

ácidos grasos omega3

Fuente: Eufic 

Dada su gran importancia para la salud, hoy en día lo podemos encontrar en leches enriquecidas, galletas, zumos o huevos, entre otros alimentos. Si consumimos una ración de pescado azul (120-150g) dos veces por semana no es necesario consumir estos alimentos enriquecidos de manera extra. Un exceso puede provocar alteraciones como una mala coagulación de la sangre. Ahora bien, en el caso que no se consuma pescado azul ya sea por que no guste o por algún tipo de alergia, si que sería interesante tomar algún tipo de alimento enriquecido siempre bajo asesoramiento de un profesional sanitario que nos indique cuál es el alimento y/o dosis adecuada en cada caso en particular.

Por ello, se hace hincapié en que lo mejor es seguir una dieta equilibrada, y recurrir sólo en caso necesario a los alimentos enriquecidos y complementos, y siempre bajo el asesoramiento de un profesional que nos indique cuál es el alimento o complemento y la dosis más adecuada en cada caso.

Omega-3

El consumo de Omega 3 supone una mejora en los niveles de colesterol, de los triglicéridos, y en la tensión arterial. De esta manera, mejora el buen funcionamiento del corazón. Además, parece ser que también ayudan con la sintomatología de las enfermedades inflamatorias como la artritis, el reuma y las alteraciones de la piel como psoriasis.