El Crossfit es una variedad deportiva desarrollada en California desde el 2001. Gracias a los conocimientos de los creadores es uno de los entrenamientos más efectivos del mundo.

El objetivo de esta actividad es desarrollar al máximo el rendimiento de cada una de nuestras 10 capacidades físicas: resistencia cardio-respiratoria, resistencia muscular, fuerza, flexibilidad, potencia, velocidad, coordinación, agilidad, equilibrio y precisión. Las sesiones se basan en un ejercicio cardiovascular de alta intensidad pero de corta duración, a la inversa del trabajo en el gimnasio convencional.

crossfit-534615_640

Si decidimos llevar a cabo Crossfit es necesario adaptar nuestra alimentación, no solo para disponer de la energía suficiente para llevar a cabo un correcto entrenamiento, sino también para poderlo realizar cómodamente.

Una hora antes de la actividad debemos tomar un tentempié, ya que nuestro cuerpo necesita de hidratos de carbono en sangre para poder rendir correctamente. Este break consiste en tomar, por ejemplo, un sándwich de jamón dulce, dos plátanos, y un vaso de 250 ml de bebida isotónica o una barrita de cereales. A la hora de haber ingerido este tentempié podemos disponer de la energía que nos aporta, y lo que es más importante, ya no estaremos en plena digestión.

Tener alimento en el estómago durante la práctica deportiva debe ser evitado, no solo por que provoca una disminución del rendimiento físico, sino que además nos puede causar malestar, dolor estomacal, flato e incluso un corte de digestión.

Estas son recomendaciones generales, ya que cada pauta debe ser individualizada y adaptada a la persona, cada uno tiene unas necesidades y un ritmo de vida distinto. De modo que ante la duda os recomendamos visitar a un experto Dietista – Nutricionista.